lunes, 18 de agosto de 2014

`A Capela´ Por Gaza


Nos encontrabámos disfrutando de un muy especial concierto en directo. Durante toda la noche los comentarios habían sido jocosos, simpáticos, picantes, de agradecimientos y vítores varios.
Pero llegó un momento en que todo el recinto, un castillo medieval del siglo X asediado en numerosas ocasiones por el legendario pirata Barbarroja, quedó en silencio.

El artista, más íntimo que nunca, se dispuso a cantar la que quizá sea su canción más personal, o al menos en la que seguro más se expone y desnuda. Tras una breve reflexión sobre la destrucción que el ser humano infunde a sus semejantes, comenzó a acariciar con sutileza las teclas de su piano.
La voz entrecortada le hacían alargar dichas notas buscando el momento en que su garganta desatara el nudo que lo ahogaba. Así, una y otra vez, poco a poco y entre lágrimas se fue soltando. Animado por los discretos y respetuosos aplausos, inundó todo el recinto con la magia de sus letras. Un último intento, abrazando cada instante con el sonido de su ronca voz `A Capela´ , roto únicamente por unos dedos mojados en tibia sal, dejando huella en el "SI"...

Los allí presentes, presos de la empatía generalizada, no pudimos más que ahogar, al unísono, un suspiro entre lágrimas de emoción y agradecimiento por las almas desgarradas. Las torres, de vigía y guardia, hacían una majestuosa reverencia, inclinadas por el atronador y respetable aplauso que se apoderó de aquel enclave centenario.
Un martilleo constante que grabó en nuestra memoria un recuerdo maravilloso, una conciencia y una canción.

El recuerdo eterno de aquél mágico momento. La conciencia de quien se sabe tranquilo mientras cientos de familias y niños son despojados de sus hogares, sufriendo las consecuencias de una guerra sinsentido.
Una canción, cantada por una voz ronca, retumbando en los corazones de medio mundo.


Dedicado a las familias y niños víctimas del conflicto en la franja de Gaza.


Isaac Ortigosa.