viernes, 4 de julio de 2014

Sueña




No hay nada más auténtico que soñar, soñar en grande y luchar por tus sueños. Porque hay personas que tienen talento y otros no tanto. Pero sólo lo logran aquellos que trabajan cada día por lo que quieren. Porque si soñar es gratis, pelear por tus sueños es obligatorio.

Cuando enfocas un objetivo has de fijar tu vista en él y marchar con paso firme y decidido, siempre con pies de plomo. No desviar nunca tu atención sobre lo que no es importante que aparece a tu alrededor. Esas luces pasajeras se difuminan cuando amanece.

Arrastra sólo aquello que creas que es necesario para sobrevivir a tu travesía y rodéate de esas personas que te apoyan, que son críticos deseando tu bien y creen en ti. Tantas cosas que son prescindibles y tantos placeres secundarios, que si bien te pueden provocar un éxtasis momentáneo, también te bifurcarán de tu camino.

Suelta todo el lastre, los globos sólo necesitan aire para volar.

Mil veces habrás de llamar a las puertas y mil negativas habrás de recibir. Pero si en tu mente anida esa idea imperturbable, sólo tú sabrás que realmente eres capaz de conseguirlo. Nunca permitas que tus miedos superen tus ilusiones.

Un pensamiento positivo, una buena actitud, el trabajo continuo y el amor incondicional de los que te rodean son los mejores alicientes que han de darte el impulso en esos momentos de flaqueza.

Lidiar contra las adversidades del camino y los escollos que se interponen entre tú y tus objetivos será una constante con la que tendrás que aprender a vivir. Y siempre, siempre, siempre sonriendo.

Y es qué, tú y sólo tú decides quien eres y como quieres ser. Si crees en tu sueño y en tus posibilidades podrás volar tan alto como ambiciones.

Si tus convicciones son fuertes, tus alas jamás serán de cera...

Cierra los ojos y pide un deseo. Vive y lucha por ello... Sueña.



Isaac Ortigosa.