domingo, 8 de diciembre de 2013

Manuscrito




Dice el manuscrito que las llaves del Edén 
están en los besos que me das,
en las caricias que me guardo para ti
en un cajón del alma,
en las risas compartidas en mi imaginación...
En esos amaneceres 
que no estás a mi lado. 
Dice el manuscrito que yo ya estoy condenado...


Colaboración de Cristobal Perez