miércoles, 4 de diciembre de 2013

Cuerpo A Cuerpo


                                                        

Su cuerpo en la sombra, oscuro,
se le enciende y gladiadora como un ascua impura,
entre amaranta y su amador se tiende.
Envuelto en sábanas blancas, con la Luna como testigo,
paciente esperando la lucha cuerpo a cuerpo.
Mis manos temblorosas no se atreven a rozar su cuerpo,
ella me mira desafiante, altiva,
conocedora de su poder sobre mi.
Yo rindo pleitesía, mi voluntad se quiebra,
sus ojos me atrapan.
Trampa del destino hecha mujer,
endiablado laberinto de caricias, pasión y lujuria.
Embriagador perfume que nubla mi sentido,
no puedo más.
La locura por tenerte me ciega, 
comienzo a darle forma a tu piel en mis manos,
la imaginación me desborda.
Mi pulso, caballo desbocado, 
 mi respiración entrecortada, tiembla como un cachorro.
Mis manos avanzan por tu piel,
me sometes con un lazo a mi cintura con tus piernas hechas cadenas.
Mi lengua, ávida de tu piel se pierde entre los pliegues de tu ser.
Nado a través de tu cuerpo perlado por el sudor,
ebrio de placer, entre ondulantes montañas,
precipicios de piel y costas carnosas.
No hay salida en este mar embravecido,
quiero naufragar en tu boca.
Me pierdo en ella,
siento como bebes de mi fueente.
El éxtasis me embriaga y me dejo mecer en tu remanso.
La lucha toca a su fin. 
Entregados, el sol rompe rojo el horizonte,
testigo de la `sangre´ derramada.
Te espero en la arena, para la última batalla,
Cuerpo a Cuerpo.



Escrito por Franky Guillén Redondo, Cristobal Perez e Isaac Ortigosa