martes, 3 de diciembre de 2013

Femenino Plural


"Si la sangre es de una mujer, la herida es de todos"


Hasta hace no mucho tiempo y por esa "cultura" del autoritarismo, el machismo y la supremacía del hombre sobre la mujer estaba incluso bien visto que se reeducara o corrigiera a una esposa o pareja a base de palos. Famoso es el refrán: La letra con sangre entra.

Cualquier excusa era prácticamente válida para descargar una bofetada en el rostro inmaculado de una dama. Si llegabas borracho a casa, bofetada. Si no tenías la comida hecha, bofetada... Y cuando no, el insulto, la vejación, la humillación o el desprecio.
Los hombres podían fardar de mantener "a raya" a parejas con sus amigos e incluso si alguno tenía problemas de disciplina en casa otros lo animaban a usar la violencia.
Por entonces también las mujeres callaban y lloraban en soledad. No levantaban el ánimo y mucho menos la voz para denunciar dichos actos. Se maquillaban los moratones para que no les preguntaran que había pasado y si alguien lo hacía inventaban excusas tontas sobre accidentes domésticos o giraban la cara y daban media vuelta.

Como he dicho mucha, gran o toda la culpa la tenía esa cultura impuesta por los diferentes estamentos que a lo largo de la historia se han encargado de humillar y degradar a la mujer por debajo del hombre. Y, ¿por qué motivo? Digamos que pensaban que por superioridad, pero más bien era por miedo. Miedo a que éstas siendo más inteligentes y capaces dieran un vuelco a la situación y se levantaran en "armas".

Gracias al esfuerzo de muchas mujeres y muchos hombres que han luchado, luchan y lucharán contra esta injusticia la situación ha ido cambiando con los años, pero queda mucho trabajo por hacer. 
Hoy en día Gobiernos, jueces, autoridades, cuerpos de seguridad, etc, velan por la seguridad de las mujeres, hacen leyes, persiguen a los maltratadores y los condenan. Como digo para mí no basta y siempre se puede hacer más, pues siguen muriendo muchas víctimas de lo que hoy llaman Violencia Doméstica o de Género, en su mayoría mujeres.

La base de todo y a mi modo de entender está en la educación de las personas, tanto hombres como mujeres. Desde niños hay que inculcar una serie de valores a nuestros hijos donde la educación, el respeto, la tolerancia, el saber amar (los celos no deberían estar permitidos ni existen si sabes amar), la igualdad de oportunidades, la inteligencia, la colaboración y todo lo relativo a la convivencia del hombre con la mujer deberían ser las bases donde cimentar la fuerte estructura de las relaciones entre ambos sexos. 
Desde todos los estamentos de la sociedad debemos ser conscientes y participar de ésto que sin darnos cuenta se ha convertido a luz pública en la mayor lacra del ser humano. 

El otro día leí una propaganda que decía: A un ser humano sólo lo puede salvar otro ser humano.
Es una verdad tan grande como que hoy es hoy. Todo empieza en nosotros, los adultos, los padres, profesores, las religiones, los políticos,los hombre y las mujeres... 
Y sin nosotros las portadoras de la vida seguirán muriendo.

En Noviembre se celebra el Día Mundial contra la Violencia de Género, un día que debemos ayudar a que deje de existir, y que recordaba que este año sólo en España han muerto ochenta mujeres a manos de sus parejas.
Y mientras no hagamos nada porque la situación cambie seguiremos hablando de ellas en Femenino Plural.

"Dedicado a todas las mujeres que han perdido la sonrisa. Hay esperanza y salida, la vida es el mejor premio."


Isaac Ortigosa.