lunes, 10 de febrero de 2014

33




"Hoy es un día en el que he pensado con frecuencia durante años, sin acordarme mucho de él, ni llegar a ansiarlo. Siempre con la duda de saber si se cumplirán sus vaticinios."


Creo recordar que era finales de agosto o principios de septiembre del año 2000 o 2001. Por entonces había conocido a una chica en un de Barcelona, Marta, que casualmente también cumple sus años el mismo día que yo, un 10 de Febrero. Aquello fue digamos una relación de "algo más que amigos" donde había sentimientos que fluían de manera espontánea con un gran aprecio y cariño que con los años de cultivo se convirtió en querer como se quiere a una amiga verdadera, a una persona auténtica, pero donde nunca nos enamoramos perdidamente.
Nuestra relación en la distancia se basaba en mails, mensajes, chats y llamadas de teléfono. Hasta que un día decidí ir a Barcelona a conocerla. Ayudado por un chico llamado Fran, quien hizo de cómplice, pude darle una pequeña sorpresa a Marta, y pasamos unos días juntos, donde me trataron todos, pero sobre todo la familia de ella con su madre y su abuela a la cabeza, de forma espléndida. (Aún me acuerdo de la suculenta cena que prepararon y el vino casero del padre de Marta). Aquello además de para conocer a personas con gran fondo y humildad, nos sirvió para darnos cuenta que, desde todo lo que sentíamos, sólo seríamos amigos, muy buenos amigos por siempre.

Durante la estancia en Barcelona, y aquí viene lo importante de esta historia, hicimos una visita al Parc Güell del gran artista catalán Antoni Gaudí (visita muy recomendada si vas a Barcelona). En mi vida había visto algo tan fascinante y desde entonces mi admiración por su obra y por el artista han sido enormes.
Durante el día y después de una larga visita por todos los enclaves de obligada asistencia en el parque, decidimos retirarnos a una pequeña arboleda donde Fran, aficionado al Tarot y las cartas, decidió intentar preveer mi futuro, por primera y única vez en mi vida.
Entre las muchas cosas que me dijo a corto, medio y largo plazo, lo único que recuerdo, o lo único con lo que mi memoria por algún motivo se quedó fue lo siguiente:
"Con 33 años, la edad de Jesús, sentirás cambios importantes en tu vida. Una revelación (él lo llamó, don o poder) dentro de ti hará acto de presencia."

He de confesar que no soy muy creyente de estas cosas del tarot (me han regalado una camiseta con referencia a esto. ¿Señal?) y los horóscopos más allá de la curiosidad innata del ser humano, y cada vez menos, pero reconozco que me he acordado mucho de esta frase. Normalmente cuando iba cumpliendo años.
Tampoco creo que ningún poder o ningún don vaya a aparecer ahora así, de la nada, por arte de magia. Pero tengo cierta condencesdencia con aquellas palabras, y no porque sean de mi interés personal. Me dan  buen presagio, buenas sensaciones, un buen presentimiento.

Creo que si bien, como he dicho antes, no se producirá una revelación de la noche a la mañana si que son cambios que he ido experimentando con el paso de los años, sobre todo en los dos últimos. Para mí esa revelación puede ser perfectamente el hecho que desde dentro siga creciendo mucho a nivel personal. Es algo que hacemos a cada momento, pero que si no eres consciente de ello, jamás llegas a apreciarlo. Puedo decir que me encuentro en un momento propicio en mi vida, donde absorbo todo lo que me llega, donde soy capaz de expresarlo y comunicarlo, hacerlo salir, demostrarlo, pero sobre todo de sentirlo. Son varias las influencias que me ayudan a este crecimiento personal y emocional. Mi familia, mis amigos, y por encima de todo el lugar donde puedo reflejarlo todo, este blog que estás leyendo.

Decía Ken Follet en Los Pilares de la Tierra, que las grandes catedrales hay que construirlas desde abajo, desde los cimientos, con paciencia y sabiduría, con arte. Con las manos de los maestros artesanos. Con muros altos y fuertes. Duras columnas que soporten el peso de toda la estructura y que esté coronada por una clave de bóveda.  La clave de bóveda es una pequeña piedra que, en comparación con las grandes masas de roca que se usan para las catedrales, puede parecer insignificante. Sin embargo sobre ella recae todo el peso de la estructura, de la bóveda. Es la parte fundamental de ella y sin esa clave una bóveda no se mantendría en pie.

Me gusta comparar el crecimiento de una persona, en todos sus ámbitos y aspectos que la misma palabra abarca, con la construcción de una catedral. Lo que en la catedral son las piedras, muros, contrafuertes, ábsides, columnas, etc, en la persona son principios, valores, juventud, madurez, amor, sentimientos... Todo ello conjuntado y conjugado de forma exquisita y siempre en busca del equilibrio que proporciona una buena balanza entre el cuerpo, la mente, el corazón y el alma. Los cuatro pilares básicos del ser humano.

Espero que al final de la vida pueda alcanzar la cúspide de la catedral que día a día, años tras año se va construyendo dentro y fuera de mí, encontrar la clave de bóveda que se ajuste a la estética exigida y que sustente el templo de mi ser. Que los "turistas" puedan a través de mis textos hacer una visita guiada y se lleven un grato "souvenir" en forma de recuerdo o de sentimiento. Siempre digo que no hay mayor satisfacción para mis escritos que un lector sea capaz de sentir empatía con lo que lee. Que se vea reflejado con alguna experiencia. Que se lleve algo en su interior, en su retina o su memoria.

Mientras seguiré confiando a que esa "revelación" aparezca. O continuar disfrutándola a cada momento (Memento Vivere). Mientras exprimiré cada instante (Acuérdate de Vivir) de un año más de mi vida lleno experiencias, sueños, ilusiones y retos. El número Treintaitres...



Isaac Ortigosa.