sábado, 20 de abril de 2013

Los Amarillos (IV)






Llegamos al final de la serie "Los Amarillos". 

Lo hago con cierta tristeza porque sin quererlo le he cogido cariño a estos escritos. Pero haber descubierto este Mundo Amarillo, el poder hacerlo llegar a mis lectores, que les haya hecho pensar y sobre todo que se hayan impregnado de la esencia de Los Amarillos y los haya animado a buscar esas almas con las que compartir esas experiencias es un motivo de gran alegría.

Por último y como no podía ser de otra forma recomendar la lectura del libro que recoge esta mágica aventura, El Mundo Amarillo de Albert Espinosa.

Conclusiones sobre Los Amarillos.


"Para vivir" llega a su fin...éste es un breve resumen de lo que debes hacer para encontrar a tus amarillos. Una pequeña lista que te guiará en este nuevo mundo. Ese nuevo peldaño para tus amigos, esa nueva forma de entender el mundo. 
Hazlo y cambiará tu mundo.

1. Haz una lista de los amarillos que crees haber tenido

Primero recupera todos los amarillos. Sin saberlo habrás tenido cuatro o cinco que hasta el momento no sabías que lo eran. Ponlos en una lista, pero no sufras por haberlos perdido; eran y son amarillos. Hasta puedes llamarles y decírselo.

2. Busca tus marcas amarillas

Piensa en la palabra belleza y haz una lista de las marcas. Elimina todas las que sean marcas sexuales y amorosas. Esa lista es la base de todo.
Utiliza fotos, imágenes, olores y hasta la lista de amarillos que ya tienes. Ellos seguramente serán la base de tus marcas amarillas.

3. Busca amarillos y deja que te encuentren

Busca cuáles son tus amarillos. Los puedes encontrar en tu trabajo, en la calle, en una estación de tren. Deja que te encuentren y encuéntrales a ellos.
Tan sólo es necesaria una pregunta: ¿quieres ser mi amarillo?

4. Disfruta de tus amarillos

Lo fundamental es la conversación. Notarás cómo fluye todo de una manera increíble; cómo se abren a ti y tú te abres a ellos.
Deja que te inunde la esencia amarilla. Y sobre todo apuesta por el contacto físico, sin miedo, sin celos, sin ningún tipo de verguenza.

5. Piérdelos, mantenlos, renuévalos

Depende de ti. Pueden ser amarillos para toda la vida, o pueden transformarse en amigos, en amantes, en lo que tú desees.
Y recuerda, los amarillos te renuevan. Te cambian, así que cada año intenta volver al punto 2 y buscar nuevamente tus marcas.


Sobre todo DISFRUTA. Ésa es la base. DISFRUTA.


¿Qué mejor que acabar con una nueva definición de amarillo?

Amarillo: 


Persona especial en nuestra vida a la que acariciamos, abrazamos y con la que dormimos. Marca nuestra vida y no necesita tiempo ni mantenimiento. Hay 23 en nuestra vida. Las conversaciones con ellos hacen que mejoremos como personas y descubramos nuestras carencias. Son el nuevo eslabón de la amistad.



Quiero dar las gracias a una compañera de instituto sin la cual no habría conocido a Los Amarillos, al menos no en este momento de mi vida que considero especial. 

Gracias Patri Fuero, por haberme hecho partícipe de tu historia, ojalá encuentres y disfrutes de tus "Amarillos".




Fuente: El Mundo Amarillo-Albert Espinosa



Isaac Ortigosa