martes, 13 de mayo de 2014

Amapolas Negras




... La amapola es una de las flores más vistosas y hermosas que en primavera puedes encontrar tiñendo de rojo sangre nuestros verdes campos. Una flor que sin embargo, si la arrancas de su naturaleza, si la cortas, muere en cuestión de minutos. Su vida sin su raíz es absolutamente efímera ...


- Su único pecado fue ver la luz del mundo en un lugar donde el sol, aun castigando con su calor, no llega a bañar de luz todos los rincones. Desde el instante en que soltó su primer llanto y tomaba su primera bocanada de aire, Fátum decidió marcar en negro su futuro. Es como un pacto con el Diablo pues sabes que él siempre se cobra sus deudas. Y es que allí el Diablo tiene forma de hombre.
Los esfuerzos de su familia por otorgarle una vida diferente iban a ser poco más que una condena. Ellos querían que la pequeña pudiera ser una mujer educada, inteligente y culta. Una persona que tomara conciencia por ella misma y que no fuera esclava de ningún pastor de vacas, dedicada en exclusiva a las tareas del hogar y parir como uno de sus animales.
La ilusión de los primeros años de escuela, con todos aquellos niños y niñas de impoluta sonrisa marfil y una inocencia sólo comparable a la de los ángeles, iba a ser como el sueño que se desvanece con el alba. 
La pesadilla que aparece en forma de miedo aun cuando estás despierto, se personó para llevarse de golpe toda aquella infancia que habían empezado a atisbar. Agazapado como la leona que espera el despiste de su presa, las acechaban camuflados como lobos entre corderos, esperando el momento idóneo de asestar su cruel y certero golpe.
Aquel día no volvió de la escuela. Ella y otras muchas fueron arrastradas a los lugares más tenebrosos y oscuros de sus almas, allí donde el sol no se atreve a asomar, donde hombre da forma al Diablo.
Y como en el peor de sus presagios, sin comprender por qué les pasaba a ellas, sin saber cual había sido su culpa, pudiendo acudir a refugiarse únicamente en los brazos de otras en su misma situación, fueron despojadas del mayor y preciado tesoro que poseían, la pureza. 
Sólo la lucha por sus vidas y la supervivencia será lo que les de fuerzas para volver a dar un paso hacia la luz cuando el delirio toque a su fin. Porque en el fondo saben que jamás recuperaran aquello que les han robado.


... Las bellas niñas azules, de penetrantes ojos negros y sonrisa marfil perdieron su inocencia para siempre. Las habían arrancado de su naturaleza y su raíz, tiñendo de sangre roja las áridas tierras. Una flor marchita y de vida efímera... Una Amapola Negra...




Isaac Ortigosa.